Blog > El peligro de los piercings en la boca

El peligro de los piercings en la boca

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

«Aunque algunas personas los encuentren atractivos,
los piercings conllevan importantes riesgos para la salud».

[/vc_column_text][rd_line color=»#dd9933″ alt_color=»#dd9933″ width=»2000″ margin_top=»10″ margin_bottom=»10″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

No siempre la moda y los gustos estéticos combinan bien con nuestra salud. Un claro ejemplo son los piercings que mucha gente utiliza en la lengua, el labio o la mejilla. Aunque algunas personas los encuentren atractivos, conllevan importantes riesgos para la salud que debes tener en cuenta tanto antes de colocártelos como mientras los usas.

Sus principales efectos nocivos para nuestra boca son:

Sangrado y daño en los nervios

El piercing puede dañar el nervio y hacer que perdamos sensibilidad en la zona en la que está colocado, además de provocar problemas de movimiento (especialmente aquellos ubicados en la lengua). En algunos casos al perforar algunos vasos sanguíneos, puede provocarse un sangrado continuo.

Periodontitis

Las personas con piercings orales, especialmente con grandes piercings en la lengua, tiene un mayor riesgo de padecer la enfermedad periodontal. El piercing puede dañar las encías provocando su recesión y sangrado, lo que puede llegar a suponer el movimiento y la pérdida de piezas.

Daño en los dientes

Los golpes y roces provocados por los piercings dañan y pueden provocar la rotura de algún diente. Un estudio revela que el 47% de las personas con un piercing en la lengua durante 4 o más años, han sufrido este tipo de accidentes.

Hipersensibilidad y sarro

En el caso del piercing labial, este produce hipersensibilidad dental favoreciendo con ello el depósito de sarro y la posible pérdida del diente.

[/vc_column_text][rd_line color=»#dd9933″ alt_color=»#dd9933″ width=»2000″ margin_top=»10″ margin_bottom=»10″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»2883″ img_size=»full»][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»2884″ img_size=»full»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][rd_line color=»#dd9933″ alt_color=»#dd9933″ width=»2000″ margin_top=»10″ margin_bottom=»10″][vc_column_text]

Si a pesar de estas recomendaciones has optado por utilizar un piercing oral, lo mejor es visitar a tu dentista para que te realice un control y compruebe que no hay síntomas de infección. Además, mantén una perfecta higiene oral, cepíllate dos veces al día y utiliza hilo den tal cada noche.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

💬 ¿En qué podemos ayudarte?